jueves, 5 de marzo de 2015

Darse un garbeo por el Noroeste

Bernabé en Caravaca
Esta semana, por fin, el molesto viento abandonó la comarca y subieron las temperaturas. Quizá demasiado, quizá demasiado pronto,  nunca llueve a gusto de todos, para continuar con el clima.
Buen momento para darse un garbeo por el Noroeste; así que la fiebre de visitas de los dos  presidentes de Murcia (Ramón Luis Valcárcel y Alberto Garre), consejeros y directores generales están relacionadas con su clima, gastronomía, paisaje... nada más alejado de sus intenciones que prometer el oro y el moro ahora les vaya a deparar unos cuantos votos en mayo.


Francisco Bernabé (Fomento) se dio un garbeo por la comarca y se comprometió a realizar obras en Caravaca, Bullas y Cehegín. Lo acompañaban, por supuesto, los alcaldes de hoy y quienes aspiran a serlo mañana.
Garre en Moratalla
Moratalla debe ser plaza importante, porque por allí también de garbeo anduvo Alberto Garre. Y nombró la carretera de Benizar, una deuda histórica, así lo dijo, pero no suya, sino de Valcárcel (eso ya no lo dijo, ni lo insinuó, que yo sepa).
También estuvo por aquí Enrique Ujaldón, quien, desde la época en que dejaron de subvencionar las Cuadrillas, no aparecía mucho por la zona. Menos, por Barranda. Ahora vuelven a apoyar la Fiesta, y siempre pueden culpar a Pedro Alberto Cruz. Sonriente lo muestran también las fotos: preparando el curso escolar 2015-2016 con los ayuntamientos de Caravaca de la Cruz y de Cehegín. Tan previsores este año que, de seguro, en el próximo curso ningún sindicato, o padre o madre, o ambos a la vez, se quejará. ¿y si se quejan? Bueno, son sindicatos. ¿Y los padres y las madres? Este año son votantes, el año que viene, nada.
Además, en una reunión de alcaldes con Pedro Antonio Sánchez el garbeo llegó acompañado de regalo: un aumento del presupuesto desde Educación para el Conservatorio de Caravaca. 150.000 euros. Desembolso que imagino que a todos nos parece estupendo. ¿Era más necesario aumentar la partida un 30% en 2015 que en 2014?
Probablemente no, pero en 2014 solo se disputó el Mundial. Y lo perdimos, quizá las primas no fueran suficientes. Y eso no se puede repetir en mayo. Así que se prima en marzo 
Al garbeo de los dos presidentes, los consejeros y los directores generales, se añaden nuestras propias visitas: aquí no hace falta bocadillo ni coca cola. Sales una mañana del despacho, te haces la foto de rigor con los trabajadores en una obra prometida tantas veces que, cosas de la vida, empieza semanas antes que su visita o inauguración pudiera pensarse como propaganda electoral.
Una foto, unas palabras y a casa. Tratar de arreglar en unos meses lo que no pudieron (o quisieron) en cuatro años.
¿Por qué no entonces?, nos preguntamos. Y parece lógico suponer que porque no lo había entonces. Dinero. Ni lo hay ahora.
Ante la diferencia de cifras (aunque nadie discute la deuda de nuestros ayuntamientos) que dan unos y otros, los candidatos deberán presentar un doble programa electoral (mucho trabajo, lo sé): el primero, en caso de que el Ayuntamiento realmente tenga el dinero del que asegura disponer; el segundo, si se han equivocado al sumar y restar, que esas cosas ocurren.
Los candidatos, además, y para no entrar en el “y tú más”, tras las elecciones deberían comprometerse públicamente a auditor (a que les audite una empresa privada) las cuentas año por año desde que comenzó la democracia. O los últimos ocho o doce años. 
Hasta ese día los veremos dándose un garbeo por esta zona del Noroeste. Estrecharán su mano, la mía -no les importará el sudor-, nos sonreirán, sonreirán a la cámara; y como exploradores blancos de safari, tras Caravaca, llegará la visita a Moratalla o a Bullas. Algunos traerán presentes y se llevarán regalos. Como en las pelis el colonizador al colonizado: una botella de whisky por esa tierra que ahora se conoce como la Gran Manzana. No sé si me entienden.

Votar esta anotación en Bitácoras.com