miércoles, 25 de noviembre de 2009

Sexo y terrorismo


La proetarra que aparece en la portada de El País detenida parece atractiva: los ojos oscuros, los labios carnosos y las cejas perfiladas. Lleva un pendiente en la nariz y la capucha porque uno viene de donde viene y no hay más que hablar.
Lo curioso es que yo siempre he asociado el terrorismo y la falta de sexo. Para entendernos: los terroristas islámicos y los etarras en general son bastante feos. Eso hace que maten. Y la represión en el caso musulmán: no son sólo hombres feos, además no tienen mujeres. Lo de los vascos es otra historia, no tiene mucho que ver con la represión. Los de SEGI, entre cóctel molotov y cóctel molotov, un canutito y calimocho que alivian la tensión y a follar. Para eso íbamos a las manis, aunque luego nada de nada. No deja de sorprender entonces las manifestaciones de católicos. ¿Para qué van? ¿Goce místico?
Pero volvamos a los terroristas: la chica esta buena, mira a la cámara fijamente... y me rompe todos los esquemas sobre que los etarras son feos. Como ya he dicho, había dividido fácilmente el universo: las Brigadas Rojas, la Baader Meinhof y hasta alguna palestina de la OLP estaban buenas, el terrorismo chic (interesante artículo sobre la película de la Baader Meinhof y el terrorismo chic: moda y música) que se decía, aunque con bastante mal gusto. Por otro lado, estaban los islámicos y los etarras, feos y, en el caso de los primeros, reprimidos.
Pero esta chica, de verdad, rompe los esquemas: quería dejarles la canción de Albert Pla La dejo o no la dejo (sobre un tipo y su novia terrorista), pero no la encuentro en youtube. Aquí pueden encontrar la letra.

Votar esta anotación en Bitácoras.com

2 comentarios:

Rubén dijo...

No es por nada, pero acuérdate de Idoia López Riaño, apodada "La tigresa". Una tía de rompe y rasga. Lo malo es que también rompía nucas a balazos, la hijaputa.

Jaime Parra dijo...

La verdad es que está buena la Idoia. Un poco madura, pero quien la hubiera cogido.
Acaba de caer por tierra mi teoría represión sexual/fealdad y terrorismo.