miércoles, 20 de octubre de 2010

Rubicon y su final

Anteayer terminó el episodio 13 de Rubicon. ¿Será su final? ¿Habrá segunda temporada?
Alberto Rey lamentaba que no hubiera sido tan seguida como Lost porque el final es de lo más polémico que se ha hecho nunca en televisión (polémico por las expectativas que había creado el episodio 12): "¿Tiene sentido que una serie que ha dedicado sus once primeros episodios a construirse a sí misma, tenga un apogeo tan fantástico en el episodio doce y se autodestruya en el trece? ¿Es esta destrucción tal cosa o se trata de otra cortina de humo, de una nueva caja china? ¿Lleva ‘Rubicon’ su propia tragedia hasta las últimas consecuencias o, consciente de su calidad de serie de una única temporada, se suicida implotando de una manera más bien basta? ¿Obra maestra de la televisión o del descalabro? ¿Nos han hecho un regalo o nos han timado? ¿Importa esto si, al fin y al cabo, nos ha gustado?".


Equipo de investigadores de Rubicon
1. En primer lugar, no es una serie para todos los públicos: es lenta, gris, sin personajes carismáticos (salvo Ingram). Las comparaciones con Mad Men no están de más: yo la dejé a la primera temporada cuando todos dicen que lo bueno comienza en la segunda. Rubicon la sigue mi amigo José y, en cambio, Fran, no. Pero no comparto la opinión de Casciari, por ejemplo, de que la gente se lo haya dejado al quinto episodio. Creo que si pasas los dos o tres primeros episodios el resto va en crecimiento hasta llegar a los capítulos 11 y 12 y a esa bajada del 13.
2. Rubicon sería como las novelas de Le Carre mientras que 24 sería como las de Ludlum. Los analistas de Rubicon no están tan lejos de los hombres de Smiley: ni su mundo tampoco, aunque no salgan de una habitación.
3. Evidentemente, va a haber una segunda temporada. Los creadores tenían dudas: si supieran seguro lo de la segunda temporada, el final hubiera sido el capítulo 12. Pero el 13 deja abiertas todas las historias pero a la vez da una conclusión por si no renueva. Pero es AMC y tienen un producto de culto entre manos (¿o un timo?, como dice Alberto Rey).
4. A mí es la única serie que me ha encantado esta temporada y no creo que no vayamos a volver a ver más a Ingram (nadie tan carismático desde Glenn Close en Damages), que nos quedemos sin conocer el mensaje que hay en Cita en San Luis, el amor de los dos analistas prácticamente autistas, la secretaria y su hija y Will y la guardaespaldas y la secretaria, el jefazo y su trébol... ¿Tendrá que ver la conspiración con el 11 - S y la muerte de la familia de Will?
5. A pesar de ese capítulo 13, el mayor placer que me ha producido la televisión desde The Wire es la secuencia de Will Travers y la mancha de sangre en la pared. Vale más que casi todo el cine del siglo XXI.

PD. Anoche vi la peli del Cruise y la Cameron. Si buscas este tipo de películas huye de Rubicon.

Votar esta anotación en Bitácoras.com

0 comentarios: