viernes, 26 de noviembre de 2010

La política como globo sonda

En el Gobierno de España (y también en el regional: recuerden hace unos meses cuando Valcárcel aseguró una Ley de Defensa del Profesorado pero al día siguiente advirtió que no lo llevaría en su programa, no fuera a perder voto joven) se vive como algo natural lanzar primero globos sonda a la prensa y luego, e inmediatamente, rectificar al darse cuenta del disparate: la última ha sido la de Leire Pajín sobre el maltrato (junto a propuestas razonables, como que el asesino no pueda heredar a la víctima, otras jurídicamente inconsistentes como la de quitar la custodia al presunto maltratador sin que haya sentencia en firme). Pero la mayoría de las propuestas económicas del Gobierno se han filtrado primero a los medios y después tras la indignación se han rectificado.
Entre un Gobierno incapaz de hacer una política que no reciba la bendición de la empresa y los medios y una Oposición que todavía no ha explicado cómo va a gobernar, en qué vamos a mejorar, lo mejor, como cantaban Reincidentes: Vota Nadie: voto útil, mayoría real.

Votar esta anotación en Bitácoras.com

1 comentarios:

Rubén dijo...

¿La Iglesia se ha pronunciado ya sobre los globos sonda? (Por cierto, y juro que no es broma: la palabra que me pide este correo como verificación es ENEMA)