martes, 12 de junio de 2012

Jeff who lives at home: el mumblecore desembarca en Hollywood

¿Hasta cuándo mantener un estilo, una identidad, sin que esta se convierta en una traba, un freno?
Los hermanos Duplass pertenecían a la corriente de cine conocida como: "“Neorrealismo digital”, “Slackavettes” (mezcla de “flojo” y John Cassavettes, padrino del indie USA) y “Mumblecore” (bautizado por un técnico de sonido al escuchar cómo los actores, más que hablar, murmuraban sus diálogos). Estos son los tres nombres por los que se conoceeste movimiento que lleva unos cinco años produciendo películas con poco dinero, con actores no profesionales, mucha improvisación, interpretaciones naturalistas, planos largos con cámara en mano, sonido cochambroso… ¿Es esto una novedad? No, claro. Es, con más o menos matices, el cine barato e independiente de siempre. 
El mumblecore es una corriente que no busca inventar nada. Es más un retro-indie (no un post-indie, como he leído por ahí), una reivindicación de los valores éticos y estéticos del cine independiente americano (con Cassavettes como referente principal) frente al indie pijo de Sundance. Cine hecho por veinteañeros y sobre veinteañeros, donde las técnicas de la tele-realidad se mezclan con las nuevas olas sesenteras y el indie de los 90.(esta definición la da Jenesaispop y cinco películas que considera emblemáticas del género).
Jason Segel y Ed Helms, trasuntos de los Duplass
Yo he visto de los hermanos Duplass Cyrus (post anterior), película ya de Hollywood con John C. Reilly, Marisa Tomei y Jonah Hill con muchísimos puntos en común con la nueva, Jeff who lives at home: exceso de primeros planos, utilización del zoom, una fotografía, no feísta, pero tampoco tratada, un mínimo de actores... Aunque este estilo no parece tan dogrmático como el Dogma talibán, en su primera parte de la película (una comedia no especialmente brillante que no incomoda -vergüenza ajena- como Cyrus) me asalta la duda de si lo que en un principio pretendía ocultar: carencias técnicas; no pretende ocultar ahora falta de talento.
Poco a poco mejora, aunque los personajes interpretados por Jason Segel (excelente en sus películas fuera de How I met your mother) y Ed Helms (Convención en Cedar Rapids) no enganchen como los de (volvemos) Cyrus, y Judy Greer esté desaprovechadísima, y la historia de Susan Sarandon resulte innecesaria. Resulta más interesante la parte dramática: la doble escena confesional en el baño, la pelea en el hotel del matrimonio. Incluso en esa poesía visual que no queda ridícula, al contrario: Susan Sarandon mojada y liberada mientras cae el agua de los aspersores.
80 minutos de película que dan tiempo para cogerles cierto cariño a este par de hermanos perdedores. ¿Pero vuelve a asaltarme la duda: cuándo mantener las señas de identidad, el estilo (que Flaubert defendía en La educación sentimental por encima del argumento: una novela que se mantuviera solo por el estilo) pasa a ser un lastre?

Sinopsis: Es la historia de dos hermanos, uno de ellos (Helms) está inmerso en una semi-crisis, y piensa que su mujer (Greer) tiene una aventura. El otro es un adorable perdedor (Segel) que todavía vive en casa de su madre (Sarandon). Un día, los hermanos salen a espiar a la mujer, con todo tipo de consecuencias imprevistas (Filmaffinity).

PD. Lo mejor: Jason Segel y la película Señales.

Votar esta anotación en Bitácoras.com

3 comentarios:

Andrea Carrillo dijo...

Una de las mejores historias de los Duplass quienes estrenaran una nueva producción para HBO titulada Togetherness el 11 de enero

María Alvarado dijo...

No sabía que ese estilo de hacer películas tuviera un nombre, tu post me ha ilustrado un montón. acabo de ver Juno en HBO. http://www.hbomax.tv/ esa entra en esta categorIa de mumblecore?

Ingrid bárcena dijo...

Me encantó la película, Jason Segel en el elenco fue un gran acierto. Otra producción que vale la pena ver es The Night of si aún no la han visto, este es el momento correcto de comenzar a verla por HBO o HBO Go. Encontré la serie en un día de ocio y desde entonces no he podido desengancharme de tan buena que es la historia.