jueves, 19 de mayo de 2016

Para que Otegui no se mude a Moratalla. Pásalo

Tras su gira triunfal por Cataluña, Arnaldo Otegui (u) Otegi ha puesto sus ojos en una aldea poblada por irreductibles moratalleros, Moratalla, su siguiente parada antes de recibir el Premio Nóbel de la Paz o la Lehendakaritza, lo primero que llegue.


Tras, o durante, el concierto de A Palo Seko el pasado fin de semana algún miembro del Gobierno municipal le echó una llamada a Anna Gabriel o cualquiera de los suyos y le pidió el teléfono de Otegui para invitarlo a pisar el Ayuntamiento.
Tan alta es la probabilidad de que cualquiera de estas posibilidades fuese cierta, y de que el contubernio sociata-comunista decida adoptarlo como mascota o nombrarlo Hijo Adoptivo, que el Partido Popular de la localidad ha solicitado que el Ayuntamiento de Moratalla lo declare persona non grata.
Desconozco si se encuentra entre las prioridades del Gobierno o si tan siquiera a la Alcaldesa se le ha pasado por la cabeza, que imagino que no, aunque hace bien el Partido Popular en adelantarse.
Como haría bien, ya que estamos, en presentar otra moción exigiendo que a las mocitas moratalleras no se las obligue a llevar sí o sí copa menstrual ni a tener hijos (o criarlos) en manada.
La táctica del PP de Moratalla debe consistir en "déjalos que se ahorquen solos" porque en un breve repaso a las propuestas o demandas que han hecho desde que han dejado de gobernar encuentro esta de Otegui, una queja (legítima si es cierta) porque les impiden hacer su labor de oposición al negarles documentación, una visita a Pedro Antonio Sánchez y alguna que otra queja sobre el vaivén de banderas del Ayuntamiento... Miento, otra más de ayer en la que se preguntan cómo en el Día de los Museos están cerrados los museos. Y luego como esta petición por twitter de declarar a Otegui persona non grata unas cuantas, pero que poco o nada tienen que ver con Moratalla.
Tal vez, y al igual que con educación al principio del curso escolar, estén trabajando en secreto por la sanidad en pedanías porque si algo sorprende en una primera ojeada a su perfil de Facebook es que no se haga referencia para nada a la movilización que están llevando a cabo los vecinos de las pedanías.
Tras obligar al Gobierno a retratarse con Otegui (i) y tal vez crear un cisma entre IU y PSOE que acorte la legislatura, Juan Soria podría por lo menos terciar para que se cumpla la primera de la peticiones de la Plataforma Por una Sanidad Justa en Pedanías, que la Consejera de Sanidad, Encarna Guillén, conozca in situ su situación.
Tras impedir Otegui se mude a Moratalla, qué tan difícil puede ser llevar a Encana Guillén hasta Benizar, andandico por la Vía Verde con parada antes o después en El Olivar.
Votar esta anotación en Bitácoras.com

0 comentarios: