domingo, 16 de junio de 2013

Crematorio murciano

“Sigue las drogas, y encontrarás adictos y traficantes; sigue el dinero de las drogas, y no tienes idea de dónde te llevará el caso”, la sentencia la escupe Lester Freamon en The Wire, serie de culto que en sus cinco temporadas retrata esos mundos que en Baltimore se enfrentan y a la vez se alimentan unos de otros: policías, narcotraficantes, periodistas, políticos, constructores…

No fue un éxito en su momento, pero, pasados cinco años, se ha convertido en objeto de culto: desde sus mismos títulos de crédito, cuando suena Way down in the hole de Tom Waits hasta Omar, ese ladrón homosexual que roba a ladrones o McNulty y sus borracheras tan irlandesas.


Tal vez no sea el entretenimiento escapista que uno busque en vacaciones. Pero sí es ideal para este verano que, como en la serie, dudamos en quién confiar en esta España mía, esta España nuestra: monjitas que roban bebés; delincuentes de sangre azul; deportistas dopados… ¿Podría producirse The Wire en España? De hecho, sí. Inferior a la norteamericana pero con una altísima calidad, Canal + estrenó Crematorio (basada en la novela de Rafael Chirbes). Constructores, jueces, políticos… y la corrupción asociada a la especulación inmobiliaria. Se ambientaba en Valencia, pero podría ser esta Murcia de récords: hasta hace unos días, 45 municipios, 40 investigaciones judiciales. Y lo que queda.


Way down in the hole en la versión de Steve Earle para The Wire


Trailer Crematorio

Votar esta anotación en Bitácoras.com

2 comentarios:

Gonzalo Ramos dijo...

Coincido totalmente, The Wire es una serie que no sólo es de las magistral, es algo que tiene tantos paralelismos con la vida real y reconoces a tantos personajes que no puedes evitar sentirte identificado por algún personaje. He recomendado esta serie a mucha gente y casi nadie se ha quejado, todo lo contrario. Incluso un amigo de un amigo, que tiene un cargo importante en una unidad antidroga de España, no podía evitar ver todo su mundillo reflejado en la serie, salvando las distancias, claro. Pero, ¿quién no ha tenido compañeros, rivales, jefes y demás como los que aparecen retratados en The Wire?
Algo reseñable de la serie es que cada temporada tiene un enfoque diferente aunque los personajes principales se mantengan: los suburbios, el puerto, la política, la prensa, etc. Una serie ejemplar con unos personajes increíbles.
No conozco Crematorio, pero es que ni la serie ni el libro. Precisamente estuve en Madrid unos días y aprovechando la feria del libro me compré Crematorio en una de las librerías del centro, al día siguiente fui al Retiro a la feria y pude ver a Rafael Chirbes en una de las casetas firmando libros. Lástima que me dejara el libro en casa de unos amigos.
Saludos.

Jaime Parra dijo...

A mí me gustó la serie de Crematorio. Demuestra que en España se puede hacer ficción digna, entretenida y apegada a la realidad. Aún no he leído la novela de Chirbes que acaba de sacar una nueva. The Wire se cocina a fuego lento: algún amigo mío no ha pasado del piloto pero la mayoría al segundo o al tercer episodio ya están enganchados. Te recomienod la miniserie británica The shadow line. Tiene mucho en común con The Wire, aunque el formato hace que busque mucho más el golpe de efecto que la norteamericana. Espero que puedas recuperar tu libro firmado. Un saludo, Jaime