viernes, 28 de enero de 2011

Alex y la Biden - Sinde


Aprobada la Ley Biden-Sinde (expresión de Amador, el de Ética), se incendiaba la red y Alex de la Iglesia anunciaba su dimisión como Presidente de la Academia tras los Goya, aunque Cultura quiere evitar que presida la gala.

Pero qué pintaba De la Iglesia defendiendo la Ley, aunque exija que se respete la propiedad intelectual... Asociar su nombre al de Sinde fue un error.

El último año ha sido desastroso para el cine español: un tercio de los cinéfilos odia a nuestros cineastas por sus ataques al PP, otro tercio empezará a odiarlos a raíz de la Ley y el último tercio no consumimos cine o televisión española. Pero el PSOE necesitaba que la cara visible de la Ley fuera uno de los nuestros (Alex de la Iglesia) y no uno de nuestros abuelos (Teddy Bautista) o uno de los suyos (la Ministra).

Sin embargo, lo más interesante de la dimisión de Alex de la Iglesia son sus razones, apuntadas sucintamente en su carta: en un momento determinado dejó de ver a la Red en su conjunto como el enemigo, conoció gente con la que discutió, bebió, estuvo de acuerdo, en contra, pero que pasó a ser un adversario.

De enemigo a adversario, nada sencillo para un españolito. Como él mismo explica, la mayoría de las personas con las que habló no son piratas (como sí sería mi caso) ni se muestran en contra de la protección intelectual, sino que quieren adecuarla al siglo XXI. Probablemente De la Iglesia hubiera preferido que se descartara esta ley y se comenzara de nuevo, todos juntos: creadores, usuarios e industria. No ha sido así: la razón evidente es que la única diferencia entre España y Puerto Rico es el reggaeton. Siendo una provincia más, deberíamos exigir no la dimisión de la Ministra, sino votar en las elecciones estadounidenses (las presiones de Biden sobre CIU y PP han cosechado sus frutos). Aunque en caso de que se haya cumplido la profecía de Robert D. Kaplan de 1997, a estas alturas nos gobiernan las multinacionales: Sony, EMG y Nike. Y ellos no nos dejan votarlos.

PD1. La Ministra e Iciar Bollaín todavía tienen la oportunidad de asegurar que De la Iglesia padece el Síndrome de Estocolmo tras marcharse de cañas con internautas.

PD2. Artículo del padre de Amador en El País: Los colegas de "Mad Max"

Desde Puerto Rico (la otra colonia):



Votar esta anotación en Bitácoras.com

1 comentarios:

kuro&kitaku dijo...

Ya te dije mi opinión por privado. Pero es cierto lo que he oído esta mañana?. Al final se queda?.

Saludos Jaime.