viernes, 7 de enero de 2011

«Futbolista demagogo», «político demagogo»


Así define Valdano al jugador que persigue un balón imposible para ganar el aplauso de la grada. Gesto populista, para la galería, como los lloriqueos de Moratinos en el Congreso, la espantada de Juan Berbell en el último Pleno de Caravaca, los golpeteos en la mesa de Amador López («Eres tú John Wayne o lo soy yo»).

Los políticos no se respetan (insultos, aplausos, recochineos, carcajadas…) y difícilmente podemos apreciarlos nosotros (sólo dos de cada diez españoles, por ejemplo, confían en las palabras de Zapatero).
Comprendo la frustración de los representantes de Izquierda Unida: la Ley Electoral murciana y la española los perjudica notablemente. Por decencia, por higiene democrática, Partido Socialista y Partido Popular tienen que cambiarla.
En los ayuntamientos se añade para menoscabo aún más del pluralismo un reglamento de plenos que, además, de volverlos tediosos (tanta modificación de la modificación de la modificación… todo urbanismo, claro), le quitan el sentido que deben tener: lugar donde cada partido en igualdad de condiciones pueda mostrar sus propuestas, ejercer su labor crítica. Incluso los gobernantes deberían pensar en recuperar unos plenos más vivaces: seguro que alguno de Caravaca recordará con una sonrisa el pueblo de Arnedo.
Por lo demás, y dado que toda su astucia (la de los mandatarios) se encamina a culpar al otro, deberíamos sustituirlos por figuras mediáticas con valor añadido. Tomen a Justin Bieber o a Sarah Boyle como concejales de Hacienda, subastando su virginidad para pagar luz, agua y sueldo de «liberados» varios; a Bono (de U2) como concejal de Servicios Sociales: tendríamos, en vez de Residencia de Ancianos, Palacete de Ancianos.
Daría más publicidad, que se traducirá en votos, quitarse la peluca o la dentadura postiza en medio de un Pleno que el trabajo callado que se espera de un político. Pero si algo hemos aprendido de la crisis es que los gobernantes no gobiernan. Entonces, por favor, sigan ofreciendo espectáculo. Aunque sea de baratillo.


Votar esta anotación en Bitácoras.com

1 comentarios:

Víctor Tudela dijo...

Pedazo de artículo, de canción y de video!!!! Un abrazo.